José Ignacio Ayala Pérez-Montoya

Publicado en De Autor, En primera persona Etiquetado con: ,

José Ignacio Ayala Pérez-MontoyaJosé Ignacio Ayala Pérez-Montoya ha sido desde el año 1990 Jefe del Servicio de Protección Civil en la Subdelegación del Gobierno en Huesca. Tras casi 20 años en el cargo, a finales de julio, ha cerrado su etapa en el mundo laboral.

En reconocimiento al destacado ejercicio profesional en labores de planificación, dirección y ordenación, la Directora General de Protección Civil y Emergencias, Pilar Gallego Berruezo, resolvió concederle la Medalla al Mérito de la Protección Civil.

Psicosocial & Emergencias ha querido sumarse a este reconocimiento y le dedica esta sección.

El día 9 de octubre coincidiendo con la realización del simulacro anual de emergencia (PDF de 41 KB) del Plan Conjunto Hispanofrancés en el Túnel de Somport, el Subdelegado del Gobierno en Huesca, Ramón Zapatero, le impuso la condecoración.

Tuvimos la oportunidad de conversar con él sobre su trayectoria profesional:

Sr. Ayala, Vd. llega en el año 1990 a Protección Civil en Huesca y se incorpora como Jefe de dicho Servicio. ¿Cómo estaba organizada la atención a las emergencias en España hasta ese momento?
En 1990 la Protección Civil estaba organizada a nivel nacional con una Dirección General y unas Unidades Provinciales dependientes de dicha Dirección.

José Ignacio Ayala Pérez-MontoyaHan transcurrido casi 20 años desde que entró Vd. en el mundo de las emergencias; ¿en qué ha cambiado el abordaje de las emergencias a nivel nacional en este tiempo?
Fundamentalmente, en que se han transferido casi todas las competencias a las Comunidades Autónomas; pero se mantiene el organigrama anterior para responder a las catástrofes nucleares y a todas aquellas que sobrepasen la capacidad de la Comunidad.

¿Cuál o cuáles, en su opinión, son las asignaturas pendientes de Protección Civil?
Tener una planificación unificada para todas las provincias y que la Escuela Nacional dé títulos homologados por el Ministerio de Educación a los cuerpos de bomberos.

¿Hacia dónde camina la Protección Civil en España?
Es un poco difícil de adivinar, ya que bajo mi punto de vista no está muy claro qué papel desempeña la Dirección General en muchos aspectos.

En agosto de 1996 se produjo la catástrofe de Biescas, precisamente en la provincia de Huesca, y Vd. estuvo allí. ¿Cuál fue su papel específico?
Fundamentalmente el estar pendiente de múltiples aspectos, pero sin ningún papel decisorio, ya que el Gobernador Civil tomó el mando y delegó en otras personas algunas funciones.

José Ignacio Ayala Pérez-Montoya¿Cómo vivió Vd. aquellos días?
Las 70 primeras horas fueron de un estrés impresionante, ya que se resolvían los problemas minuto a minuto, conforme se iban presentando; teníamos reuniones diarias para ver las labores realizadas y las que se iban a ejecutar al día siguiente, pero lo fundamental y la prioridad siempre era la atención a los afectados y a sus familiares desplazados a la zona.

¿Qué le aportó, en lo profesional y en lo personal, semejante experiencia?
Muchísimo en todos los aspectos, ya que el choque fue tan tremendo e inesperado que a la fuerza me hizo recapacitar y acometer las cosas con más serenidad y más profundidad; en cuanto a lo profesional —después de llevar 22 años en temas de seguridad— me hizo comprender la importancia que tiene la prevención.

Uno de sus últimos trabajos ha sido hacer realidad el plan de apoyo psicosocial para emergencias en el Túnel de Somport. Quizás el único túnel en España que cuenta con esta peculiaridad, siendo además de competencia estatal por transfronterizo. ¿Cómo surge incorporar este tipo de intervención al plan de seguridad del Túnel?
Todo tiene un porqué en esta vida, y lo de la atención psicosocial en el Túnel de Somport viene por el importante papel que desarrollaron estos profesionales en la catástrofe de Biescas, donde se constató que en cualquier catástrofe sería imprescindible contar con su colaboración.

Hablando de apoyo psicosocial, ¿cómo le ha resultado la experiencia de trabajar con trabajadores sociales y psicólogos, profesionales hasta hace poco tiempo no habituales en las emergencias?
La verdad es que nunca había profundizado en estos temas ni había trabajado con profesionales de este tipo; pero una vez que me he implicado en ello, mi experiencia ha sido muy positiva y me he dado cuenta de que son un pilar de la emergencia tan fundamental como cualquier otro.

José Ignacio Ayala Pérez-Montoya en el momento de ser condecoradoHan sido muchos años de reuniones con colectivos muy diversos del campo de las emergencias, de viajes, de visitas… Seguro que tiene anécdotas. ¿Le apetece comentarnos alguna?
Sí, han sido muchos años de aprendizaje (congresos, reuniones, simulacros, cursillos, etc.) y anécdotas también hay muchas, dado que, al tener tantísimas reuniones con múltiples colectivos tanto franceses como españoles, hay cantidad de ellas; pero para mí la mejor es la amistad que he tenido con todos ellos y el ver la profesionalidad que me han demostrado (bomberos, sanitarios, psicólogos, trabajadores sociales, guardias civiles, empresa explotadora, voluntarios, etc.).

Una última pregunta, Sr. Ayala. Con tantos años de trabajo y experiencias, ¿va ser capaz en esta nueva etapa de desvincularse del mundo de las emergencias?
Si puedo sí, pero eso no impide que, si en algún momento se pide mi consejo sobre estos temas, estaré muy gustoso de colaborar en todo aquello que pueda.

NOTA: Para la realización de esta entrevista hemos contado con la colaboración de Emilio Leo Ferrando. Técnico de Protección Civil. Unidad de Protección Civil. Subdelegación del Gobierno en Huesca. España.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 + dieciocho =