Prevención de suicidio

Publicado en Artículos y reflexiones, De Autor Etiquetado con: , , ,

Son muchas las intervenciones que hemos realizado desde el Grupo de Intervención Psicológica en Catástrofes, Desastres, Crisis y Emergencias (GIPCE) del Colegio Oficial de Psicólogos de Andalucía Oriental. Una gran parte de ellas ha sido atendiendo a familiares de personas que se han suicidado.

El suicidio es un grave problema de salud pública con gran repercusión emocional, social y económica en el entorno de las personas fallecidas. La Organización Mundial de la Salud en el año 2000 señalaba que cada suicidio tiene un serio impacto en, al menos, seis personas del entorno. La última estadística oficial publicada en España es del año 2009: el Instituto Nacional de Estadística cifra en 3.429 las muertes por suicidio en ese año; aunque es un dato “oficial” no es del todo real, pues no están incluidos los “suicidios en blanco”, es decir, los que están detrás de un aparente accidente.

Es un fenómeno complejo que resulta de la interacción de factores biológicos, genéticos, psicológicos, culturales, sociales y medioambientales, por lo que no es posible señalar una única causa. Cada vez se recurre más a la autopsia psicológica como técnica para determinar si la muerte se produjo por accidente o suicidio. Esta técnica permite reconstruir el estado mental del presunto suicida en los días/semanas previos al suicidio. Para la intervención con la familia es muy útil, pues permite comprender los diversos factores y circunstancias concretas y personales que llevaron a su ser querido a realizar este acto.

Las familias de las personas que se suicidan tienen duelos más dolorosos y complicados que en el caso de muertes naturales o accidentales. El impacto de la mala noticia suele producir estados de shock e incredulidad por lo sucedido; también conlleva aislamiento social y gran sentimiento de culpa, aspectos que abordamos principalmente en las intervenciones en emergencias que realizamos desde el GIPCE.

Actualmente, la grave crisis económica que está sufriendo nuestro país está haciendo que muchas familias se vean empujadas hacia la exclusión social y la marginalidad, lo cual conlleva importantes problemas psicológicos, que no están siendo tratados dada la escasez de recursos de estas familias para acceder a centros de tratamiento psicológico. Muchas de estas situaciones ponen al límite la capacidad de afrontamiento del ser humano, como ocurre en el caso de los temidos desahucios que en demasiadas ocasiones están terminando en suicidio. El GIPCE, haciéndose eco de esta problemática y del importante papel que podemos desempeñar los psicólogos especializados en intervención en crisis y emergencias, está elaborando un proyecto de prevención en esta línea para apoyar psicológicamente a estas familias que atraviesan una situación económica y emocional crítica.

Grupo Intervención Psicológica en Catástrofes, Crisis y Emergencias del Colegio Oficial de Psicólogos de Andalucía Oriental

Grupo Intervención Psicológica en Catástrofes, Crisis y Emergencias del Colegio Oficial de Psicólogos de Andalucía Oriental

Desde nuestro grupo apostamos por la prevención del suicidio, pues aunque no es algo evitable al cien por cien, si es prevenible en muchos casos. La prevención funciona; la experiencia internacional ratifica que promover campañas de sensibilización y concienciación del suicidio contribuye a su prevención. Es necesario un abordaje multidisciplinar y debe incluirse en diversos ámbitos como el laboral, educativo, sanitario y social. Se debe dar a conocer a la sociedad cuáles son los factores de riesgo que pueden desencadenar actos suicidas y los factores protectores que pueden ayudar a prevenirlo con el fin de lograr la detección temprana de este tipo de conductas y la derivación al recurso adecuado para atenderlo. Respecto a los profesionales que tienen relación con este fenómeno, es conveniente formar a los medios de comunicación para que estas noticias tengan un efecto preventivo y no sensacionalista. También es necesario formar a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en esta labor preventiva, dotándoles de protocolos de actuación adecuados y enseñándoles habilidades y estrategias para manejar este tipo de conductas. Desde el GIPCE estas son algunas de las propuestas que estamos incluyendo en el Plan de Prevención de suicidios que estamos elaborando.

También desde nuestro grupo somos conscientes de la necesidad de reciclaje o actualización que tenemos los psicólogos que trabajamos en este área y para ello, nuestra sección de Psicología de Intervención en Desastres, Crisis y Emergencias del Colegio Oficial de Psicólogos de Andalucía Oriental organiza módulos formativos como el que se ha programado sobre suicidio, para el próximo mes de marzo, en Almería y al que acudiremos psicólogos de las cuatro provincias de Andalucía Oriental.

Vivimos en una sociedad orientada a la búsqueda del placer y el bienestar, en la que se oculta a las demás personas el dolor, el sufrimiento, la enfermedad, las preocupaciones…, algo que en realidad forma parte de nuestra vida, pues a todos nos llega alguna vez el momento de afrontar estas situaciones difíciles. La consecuencia de esta negación u ocultación es que no sabemos afrontarlas adecuadamente cuando se nos presentan. Algunas personas, en un momento determinado de su vida, ven en el suicidio la solución definitiva a sus problemas, cuando en realidad constituye una drástica respuesta a problemas que, lejos de solucionarlos, lo que hace es añadir sufrimiento a las personas de su entorno. Es conveniente tener en cuenta que, cuando una persona opta por esta conducta, tiene una situación de ambivalencia, por un lado quiere morir para acabar con el gran sufrimiento que vive como insoportable, pero por otro, también está demandando ayuda para afrontar la difícil situación que está atravesando. Los testimonios de personas que han superando experiencias de este tipo así lo indican y confirman que si se interviene adecuadamente en ese momento crítico, el suicidio puede prevenirse.

Por todo esto queremos concluir diciendo que no hay mejor prevención que una buena formación y que los psicólogos del GIPCE queremos contribuir aportando nuestro granito de arena a este grave problema de salud pública. Estamos abiertos a participar en proyectos de otros organismos que deseen nuestra colaboración.

Encarnación Olivencia Sánchez

Psicóloga acreditada de la Sección de la Intervención Psicológica en Catástrofes, Crisis y Emergencias del Colegio Oficial de Psicólogos de Andalucí­a Oriental (España)

Latest posts by Encarnación Olivencia Sánchez (see all)

7 respuesta a "Prevención de suicidio"
  1. Alfredo Suarez dice:

    Felicidades Encarni, como dicen el resto de comentarios has abordado el tema desde muchos prismas, pero tu sabes que lo concerniente a mi trabajo, te tengo que dar la razón de la importancia de la formación. Un abrazo.

  2. Yolanda dice:

    Estoy de acuerdo contigo Encarnación. El suicidio actualmente es un problema de graves consecuencias asociado a la crisis, y muy necesitado de profesionales tan cualificados como vosotros/as que sabéis cómo actuar y aliviar el sufrimiento en esos momentos tan críticos, tanto en la prevención como en la atención a los supervivientes al suicidio. Felicidades por vuestra labor.

  3. Virtudes Ruiz de la Rosa dice:

    Nuestro trabajo como psicólogas emergencista, como muy bien apunta mi amiga y querida Encarni en este magnífico artículo, ha de estar dirigido y orientado a todo tipo de intervención en prevención, primaria, secundaria y terciaria, ante una crisis suicida. Pero abordar el problema de la muerte voluntaria, desde el comportamiento autodestructivo, nos lleva a buscar dentro de nuestra propia disciplina aquellas ramas como la Suicidología (Edwin S. Shneidman: Padre de la Suicidología moderna) que puedan dar respuesta a lo que antecede en la persona ante una crisis suicida. Y factores como el aumento de la desesperanza, el bajo nivel de autoestima, y la alteración de la capacidad para resolver problemas ante cualquier adversidad (Beck, Aarón Temkin: Lover is Never Enough, 1998), sea de la índole que sea, ponen en jaque la estabilidad psicológica de cualquier persona.
    Es por todo esto por lo que cualquier esfuerzo que se haga desde el ámbito biopsicosocial, como muy bien apunta Encarni, será una oportunidad para el cambio social del siglo XXI. Y si analizamos detenidamente las palabras de Fray Luis de León “nacemos para morir y que el paradero de la vida es la muerte, acortar de trabajos es allí llegar más temprano” (Janín, Carlos. Diccionario del suicidio. 2009) Llegaremos al convencimiento que nuestro trabajo como psicólogos emergencistas es dotar de herramientas psicológicas con que darle plazo a la vida para encontrar a la muerte.
    Gracias Encarni por tu trabajo y tu entrega generosa dentro del grupo. Virtudes Ruiz de la Rosa, psicóloga del GIPCE.

  4. Carlos Espinar dice:

    Sin duda un artículo muy interesante, que deja muchas puertas abiertas para la intervención y la planificación de respuestas de prevención ante un tema tan dramático y duro como es el suicidio. Desde siempre nuestra sociedad ha tendido a culpabilizar a la persona con inclinaciones suicidas y a sus familiares, la iglesia no les ha permitido poder enterrarlo en suelo sagrado y se escondía al suicida como un pecado y una vergüenza para la familia, que quedaba marcada para siempre (sobre todo en las zonas rurales), y creo que ha llegado el momento de reflexionar y superar esas limitaciones culturales y sociales y ayudar a las personas a poder enfrentarse a sus momentos de incertidumbre y crisis y llegado el caso ayudar a los familiares con intervención de los profesionales y de equipos de apoyo. Enhorabuena por tu artículo, creo que explicas perfectamente la necesidad de que los equipos de Intervención pongan en funcionamiento medidas y protocolos de actuación.

  5. Antonio Espejo dice:

    Encarnación te felicito por tu artículo, sobre todo la ámplia perspectiva desde la que has abordado el tema. Coincido contigo en que hay que afrontar el suicidio desde un punto de visa multidisciplinar porque son muchos y muy variados los motivos por los que una persona decide quitarse la vida, y en este sentido todos los servicios púlbicos debemos estar formados, tanto para su prevencion como para actuar adecuadamente en un caso de emergencia. Enhora buena.
    Antonio Espejo Oficial de Policía Local y Criminólogo.

  6. Hola Cecilia, soy Aída Herrera, vocal de la Sección de la Intervención Psicológica en Catástrofes, Crisis y Emergencias del Colegio Oficial de Psicólogos de Andalucía Oriental. Estamos abiertos a intercambio de opiniones y experiencias sobre este tema, ya que hay mucho que avanzar todavia y juntos podemos adelantar más. Mi correo es voc.catastrofes.copao@copao.es

  7. Cecilia Silva dice:

    Coincidimos con lo expuesto en este artículo. Desde el Centro de Asistencia al Suicida Córdoba, Argentina,estamos realizando acciones de prevención comunitaria desde 1995 y a partir del año 2003 tenemos un programa de prevención de suicidio con jóvenes escolarizados. Desde el 2008 agregamos también un programa de fortalecimiento de factores protectores, porque estamos convencidos de con esto se ayuda a las personas a adquirir habilidades para la vida y afrontar mejor las crisis por las que deban pasar.Nos interesaría intercambiar experiencias al respecto. Saludos cordiales. Cecilia Silva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 + 1 =