El Trabajo Social ante situaciones de urgencia-emergencia social. Análisis a partir de una investigación realizada en el Maresme (Barcelona)

Artículo a partir del Trabajo Final de Grado “Urgències i Emergències Socials. Perspectives globals des del Treball Social i anàlisis de la seva atenció a la comarca del Maresme” (Hidalgo, 2016)

"Relatoria visual elaborada por Planta Idees durante las jornadas sobre urgencias y emergencias sociales organizadas por el Consell Comarcal del Maresme". Foto: Carlos Hidalgo.

“Relatoria visual elaborada por Planta Idees durante las jornadas sobre urgencias y emergencias sociales organizadas por el Consell Comarcal del Maresme”. Foto: Carlos Hidalgo.

Autores:

Carlos Hidalgo Aliaga. Graduado en Trabajado Social en la Universitat de Barcelona y alumno del Máster de Intervención Psicosocial de la Universitat de Barcelona. Técnico en el Equipo de Servicios Sociales del Consell Comarcal del Maresme.

Adela Boixadós Porquet. Trabajadora Social y socióloga. Profesora de la Unitat de Formació i Recerca (UFR)-Escola de Treball Social de la Universitat de Barcelona y investigadora del Grup de Recerca i Innovació en Treball Social (GRITS).

 

Resumen

Son numerosos y comúnmente conocidos los escenarios en los que los servicios sanitarios y de seguridad tienden situaciones de urgencia y emergencia dando respuesta a situaciones que requieren una intervención inmediata e ineludible por parte de profesionales para hacer frente a una situación sobrevenida. Por otra parte, los aspectos psicosociales generados por dichas situaciones quedaban cubiertos en gran parte por la red de soporte no formal.

En la actualidad, debido, por una parte, a situaciones de gran emergencia y, por otra parte, el aumento del riesgo y la pérdida de redes de soporte no formal, cada vez tiene más relevancia y reconocimiento la intervención psicosocial en dichas situaciones de urgencia y emergencia por parte de profesionales del ámbito de la psicología y el trabajo social. Se ha puesto de manifiesto la necesidad, tanto de profesionales, como de las personas afectadas por estas situaciones, de atender también los aspectos psicológicos y sociales de una persona que ha experimentado una situación de urgencia-emergencia. Es en esta nueva perspectiva donde la figura del Trabajo Social como agente de proximidad y conocedor de las redes de recursos territoriales, tiene un papel imprescindible y necesario.

El presente artículo tiene como objetivo exponer los resultados de la investigación en la que participaron un total de 48 profesionales, en su mayoría trabajadores y trabajadoras sociales relacionados con las situaciones de urgencia-emergencia social y los servicios sociales. Dicha investigación de perspectiva mixta, de carácter descriptivo y exploratorio, se realizó entre los meses de enero y junio de 2016.

Los principales resultados obtenidos, ponen de manifiesto la necesidad de apostar por la consolidación de la disciplina en dicho ámbito y el trabajo interdisciplinar, así como incidir en políticas sociales preventivas y realizar formación especializada.

Palabras clave: urgencia social, emergencia social, trabajo social, intervención social.

 

Introducción

El presente artículo resume y muestra parte de los resultados [1] de la investigación realizada, entre enero y junio de 2016, en el marco del Trabajo Final de Grado de Trabajo Social de la Universitat de Barcelona. El objetivo principal de dicha investigación fue describir cómo se atienden las situaciones de urgencia y emergencia social tanto desde el trabajo social como desde los Servicios Sociales Básicos en la comarca del Maresme (provincia de Barcelona).

Cabe destacar que la investigación Se encontró inmersa con el debate abierto (Duque; Estomba y Agirre, 2011) en torno a la necesidad de delimitar la definición de la urgencia y la emergencia, así como su adjetivación como fenómeno social (Arricivita, 2003).

Los conceptos de urgencia y emergencia social

Pese a que los conceptos de urgencia y emergencia se sitúan entre posturas que los diferencian y posturas que los asemejan, es importante tener presente que las urgencias-emergencias sociales engloban una amplia diversidad de situaciones y que pueden afectar tanto a una persona y su entorno más inmediato, como a una sociedad.

Ante la amplia diversidad de definiciones, la investigación optó por una perspectiva conciliadora, identificando que ambos conceptos pueden considerarse, tal y como Arricivita (2003) propone, como situaciones sociales traumáticas:

“Acontecimientos vitales estresantes, inesperados y, generalmente, de aparición súbita: en los que las personas (víctimas directas, familiares, allegados y/o una colectividad) se enfrentan a pérdidas de salud y/o autonomía, incluso de la vida: quedando, en el momento, mermados sus recursos y/o capacidades personales y sociales (familia, alojamiento, aseo-higiene, vestuario, alimentación, trabajo, medios económicos, amistades, vecinos, etc..) además de las físicas y psicológicas; por lo que precisan, entre otras actuaciones, de atención psicosocial inmediata y a corto plazo por carecer, al instante, de “apoyo social” necesario y/o suficiente para autodesenvolverse” (Arricivita, 2003).

Así mismo, teniendo en cuenta dicha perspectiva, Duque, Estomba y Agirre (2011), ante la falta de consenso a nivel conceptual, proponen utilizar urgencia y emergencia de forma indistinta teniendo en cuenta que ambas son situaciones que requieren la intervención inmediata e ineludible por parte de los servicios sociales, definiendo dichas situaciones como:

Situación producida por un hecho no previsto, debido generalmente a causas naturales o provocadas, que afecta y compromete las capacidades personales, los recursos y medios de subsistencia, así como las relaciones o redes sociales y familiares. Las personas afectadas se encuentran en una situación de desprotección grave; por ello, precisan una intervención inmediata e ineludible, para evitar que esta situación se agrave o genere mayor perjuicio – quizás irreversible- a la persona afectada” (Duque, T.; Estomba, I.; Agirre, J. 2011).

Teniendo en cuenta las descripciones expuestas anteriormente, para la investigación se acuñó los conceptos de urgencia-emergencia social como situaciones sobrevenidas, que difieren de aquello cotidiano y que requieren la intervención inmediata e ineludible por parte de los y las profesionales para minimizar las consecuencias posteriores a los hechos que la han provocado (Herrero, 2015).

El trabajo social en situaciones de urgencia-emergencia social

Los criterios que establece Payne (2012) para definir las situaciones y/o intervenciones que son objeto de la disciplina del Trabajo Social, son aquellas que tengan como objetivo el cambio social, la resolución de problemas y el empoderamiento, aquellas intervenciones que tengan relación teórica con el comportamiento humano y los sistemas sociales. Así como las situaciones y/o intervenciones que incidan en los puntos en que las personas interaccionan con el entorno y que tienen como valores los derechos humanos y la justicia social. Consideramos pues, que las situaciones de urgencia-emergencia social son objeto de intervención por parte de los y las profesionales del Trabajo Social.  A continuación, se muestran los objetivos de la propia intervención según Herrero (2012):

Tabla 1. Objetivos de la intervención y de los trabajadores sociales en urgencias-emergencias sociales.

Objetivos de la intervención y de los trabajadores sociales en urgencias-emergencias sociales
Ayudar a las personas involucradas en la gestión de sentimientos y emociones para aprender a expresarlas explícitamente.
Asistir a la persona y su entorno en la percepción real de la situación.
Ayudar a las personas, familias y grupos sociales para desarrollar respuestas emocionales, intelectuales y sociales necesarias para aprovechar las oportunidades sin renunciar a las características personales, culturales y de origen.
Establecer o facilitar la comunicación entre las personas en crisis, y con personas que pueden ayudar en el proceso.
Contribuir a minimizar las desigualdades y las injusticias sociales.
Integrar el incidente en la estructura de la vida.
Reestablecer  el equilibrio psicológico de las personas.
Restaurar el equilibrio del individuo con el entorno que se ha visto afectado por un incidente crítico.

Fuente: Elaboración propia a partir de Los Trabajadores Sociales en situaciones de crisis, emergencias y catástrofes (Herrero, 2012)

Así mismo, diferentes autores como Belda, Román y Giralt (2015), Duque, Estomba y Agirre (2011) o Pérez (2011), describen las funciones de los y las trabajadoras sociales intervinientes en situaciones de urgencia-emergencia social como pueden ver en la siguiente tabla.

Tabla 2. Función de los y las trabajadoras sociales en las situaciones de urgencia-emergencia social.

Funciones Descripción
Acompañar y ofrecer intervención psicosocial a los afectados y sus familias. Se persigue contrarrestar los factores de desequilibrio personal y social generado por la situación.
Acompañar físicamente a los afectados y su familia. Con el objetivo de resolver situaciones personales.
Satisfacer las necesidades inmediatas de las personas. Cubrir aquellas necesidades básicas que pueden quedar descuidadas por parte de la persona ante el incidente crítico.
Contener y ofrecer apoyo psicosocial. Para estabilizar los estados de inestabilidad emocional y afectivos generados por las situaciones estresantes.
Estimular los aspectos cognitivos, emocionales y conductuales. Aspectos que han sido afectados por la situación.
Gestionar otros servicios y prestaciones requeridas en situaciones de urgencia-emergencia social. Como puede ser la gestión de la documentación y la derivación a recursos especializados.
Gestionar prestaciones básicas de supervivencia. Medios de supervivencia imprescindible para reiniciar procesos vitales de normalización.
Gestionar los recursos. A través del conocimiento de los recursos institucionales, deben gestionar los recursos tanto para los equipos de intervención como para las personas afectadas.
Informar a los afectados y familiares. Permite disminuir la tensión de los afectados y de sus familias, que en estas situaciones pueden sentirse abrumados por las circunstancias.
Localizar y reagrupar a familiares. Conectar las distintas redes personales y facilitar el reagrupamiento.
Mediar entre afectados y los agentes de la intervención. Canalizar las diferentes informaciones, consultas, definir los pasos a seguir en el proceso de resolución de la situación. Mediador entre los afectados y otros servicios.
Evaluar situaciones de necesidad social. Evaluación y diagnóstico de la situación.

Fuente: Elaboración propia a partir de Belda, Román y Giralt (2015), Duque, Estomba y Agire (2011) y Pérez (2011).

Cabe destacar, además, que la intervención psicosocial queda amparada por el marco legal estatal en la Constitución Española de 1978, la Ley 17/2015 del Sistema Nacional de Protección Civil y en el marco legal autonómico en el que se enmarcó la investigación como el Estatut d’Autonomia de Catalunya del 2006, la Llei 4/1997 de Protecció Civil de Catalunya y la Llei 12/2007 de Serveis Socials.

 

Metodología

La investigación en la que se basa el presente artículo, es de perspectiva mixta, descriptiva, exploratoria y transversal. En dicho estudio se consultaron fuentes primarias (Creswell, 2003) y presentó criterios de validez interna y externa, debido a la coherencia entre los resultados obtenidos y la literatura consultada, así como también a la corrobación de las hipótesis mediante los resultados obtenidos (Sierra, 2011).

Imagen 1

Imagen 1: Características de la metodología. Fuente: elaboración propia.

Así mismo, con el objetivo de delimitar y focalizar la investigación, se realizaron dos entrevistas exploratorias (Taylor y Bogdan, 1987): una entrevista a una profesional experta en atención a las urgencias y emergencias sociales y otra, a una coordinadora de servicios sociales del Maresme. La investigación se compuso por una muestra total de 48 participantes que respondieron a las dos técnicas de recogida de datos utilizadas: la entrevista en profundidad (n=15) y el cuestionario electrónico (n=33). En la siguiente tabla se muestra con detalle el perfil y características de la muestra en función de la técnica de recogida de datos.

Tabla 3. Perfil y criterios de inclusión en función de la técnica de recogida de datos.

Técnica de recogida de datos Perfil Características
Entrevista en profundidad
(n=15)
Expertos y expertas en la atención a las urgencias-emergencias sociales (n=8) Se seleccionaron dos perfiles: investigación e intervención. Áreas geográficas representadas: Barcelona, Bilbao, Galicia, Huesca, Logroño y Ripollet.
Profesionales y/o representantes institucionales de la comarca del Maresme (n= 7) Participación de representantes de los servicios sociales y coordinación de los diferentes municipios o entes públicos: Consell Comarcal del Maresme, el ayuntamiento de Dosrius, el ayuntamiento de Mataró, el ayuntamiento de Pineda de Mar, el ayuntamiento de Premià de Mar y el ayuntamiento de Vilassar de Mar.
Cuestionario electrónico
(n=33)
Técnicos y técnicas de los servicios sociales (n=33) Técnicas de los servicios sociales básicos del Maresme: Alella, Arenys de Mar, Arenys de Munt, Argentona, Cabrera de Mar, Caldes d’Estrac, Calella, Dosrius, Malgrat de Mar, Mataró, Premià de Dalt, Sant Cebrià de Vallalta, Sant Iscle de Vallalta, Sant Pol de Mar, Sant Vicenç de Montalt, Tordera y Vilassar de Mar.

Fuente: Elaboración propia

 

En la siguiente imagen se muestran las características de las técnicas de recogida de datos utilizadas:

Imagen 2. Características de las técnicas de recogida de datos. Fuente: Elaboración propia.

Imagen 2. Características de las técnicas de recogida de datos. Fuente: Elaboración propia.

Cabe destacar las consideraciones éticas en relación a la protección de datos mediante el consentimiento informado y el cumplimiento de las tres reglas éticas según Sierra (2011) en la realización de una investigación: información a las personas participantes, libertad de participación y tratamiento de datos de forma anónima.

 

Presentación y discusión de resultados

A continuación se presentan y analizan los resultados relacionados con la profesión del Trabajo Social ante situaciones de urgencia-emergencia social.

Conceptos: delimitación y clasificación

En relación a los conceptos de urgencia y emergencia, la mayoría de participantes consideran que una urgencia social es un hecho imprevisto que afecta a diferentes ámbitos de la persona, y una situación de emergencia social además de imprevista resulta extraordinaria por ser menos frecuente. Así mismo, otro elemento que las diferencia es la subjetividad/objetividad en la valoración que se realiza de éstas, pues la mayor parte de profesionales participantes están de acuerdo en los criterios que definen una emergencia, pero valoran que la urgencia tiene un carácter subjetivo.

Como factor común, dichas situaciones son situaciones multiproblemáticas y requieren la intervención interdisciplinaria, ineludible e inmediata (Arricivita, 2003; Cruz Roja, 2010; Duque, 2011). Así mismo, pese  a ser situaciones universales y transversales, tienen mayor repercusión en colectivos vulnerables (Pérez, 2011).

Es frecuente que emerjan necesidades sociales en las urgencias. Suelen estar relacionadas casi siempre con situaciones de desprotección y/o exclusión” (EE3, 2016).

A continuación, se muestra la clasificación de diferentes escenarios en función de si los y las participantes consideran que se trata de una situación de urgencia o de emergencia.

Tabla 4. Resultados del cuestionario electrónico (n=33) en relación a la clasificación de diferentes escenarios en función de tratarse de una urgencia o de una emergencia. Fuente: Elaboración propia.

Escenario Urgencia (%) Emergencia (%) Escenario Urgencia (%) Emergencia (%)
Accidente aéreo 3,8 88,5 Menores desamparados 88,5 19,2
Accidente de tráfico 3,8 52 Perdida inesperada de la figura cuidadora de un/a menor 88,5 11,5
Accidente de tráfico múltiple 3,8 80,8 Perdida inesperada de la figura cuidadora de una persona dependiente 80,8 15,4
Accidente ferroviario 3,8 80,8 Personas sin hogar 76,9 11,5
Atentado 7,7 84,6 Suicidio 46,2 19,2
Caída de una persona mayor en el hogar 73,1 11,5 Corte de suministros 73,1 11,5
Desahucio 84,6 11,5 Violencia de género 92,3 15,4
Incendio de un hogar 50 46,2 Violencia familiar 88,5 15,4
Incendio forestal con desalojo 7,7 76,9 Otros 7,7 4

En la tabla anterior, se deduce que aquellas situaciones que afectan a un menor número de personas son principalmente categorizadas como urgencias y, que las que afectan a un mayor número de personas, como emergencias.

Con lo expuesto anteriormente, se pueden diferenciar  las situaciones de urgencia-emergencia social en función de los siguientes criterios: número de recursos a disposición, magnitud del hecho, capacidad de respuesta por parte de los servicios disponibles y el grado de subjetividad en la valoración de la situación.

Imagen 3

Imagen 3. Distinción entre urgencia, emergencia y gran emergencia. Fuente: Elaboración propia.

 

 Adjetivación de los conceptos urgencia-emergencia

Los resultados obtenidos muestran que las situaciones de urgencia pueden tener un componente exclusivamente social, pero también, que la problemática esté relacionada con otros ámbitos de la persona. En cambio, en las emergencias, el 75% de los y las profesionales consideran que no pueden ser exclusivamente sociales debido a la magnitud e impacto en las personas.

Ambos casos pueden ser susceptibles de una intervención multidisciplinar, pero sólo en las situaciones de urgencia social, la intervención equilibradora puede ser exclusivamente del ámbito de los servicios sociales. Las emergencias sociales abarcan siempre varios ámbitos de la convivencia ciudadana” (PM5, 2016).

Además, hay que tener en cuenta que las urgencias-emergencias, no solo generan necesidades que deben ser cubiertas, sino que pueden hacer emerger necesidades latentes que pueden ser desconocidas, fenómeno que Duque, Estomba y Agirre (2011) definen como la punta del iceberg. En este sentido, se identifica que la adjetivación de los conceptos urgencia-emergencia social, no responde a la naturaleza del hecho desencadenante de la situación, sino al objeto de la intervención por parte de los y las trabajadoras sociales.

 

El trabajo social y las situaciones de urgencia-emergencia

¿Por qué el trabajo social en situaciones de urgencia-emergencia?

La intervención psicosocial en estas situaciones responde a las propias necesidades de las personas afectadas, debido a que, en muchos casos, las necesidades psicosociales derivadas de situaciones de urgencia-emergencias quedan desatendidas. Además, la intervención desde el trabajo social en dichas situaciones también responde a las peticiones realizadas por profesionales de otras disciplinas, que atienden de forma especializada situaciones de emergencia o gran emergencia (Pérez, 2011).

¿Qué aporta el trabajo social en situaciones de urgencia-emergencia?

La totalidad de los y las profesionales entrevistados (n=15) manifiestan que el trabajo social aporta una perspectiva holística e integral durante la intervención en situaciones de urgencia-emergencia social.

El trabajo social aporta siempre una visión de conjunto que tiene en cuenta todos los ámbitos que rodean a la persona o personas afectadas desde un punto de vista individualizado y aporta, además, un conocimiento de los recursos y procedimientos cercanos para afrontar la situación” (PM5, 2016).

Así mismo, una parte representativa (n=7) de los mismos, destaca, por un lado, la importancia de la proximidad de la figura del trabajo social y, por el otro, que es una de las pocas disciplinas que incluyen los elementos culturales en la intervención en situaciones de urgencia-emergencia social.

¿Cómo interviene el trabajo social en situaciones de urgencia-emergencia?

En este sentido, la mayoría de los y las profesionales que han participado exponen que el objetivo de la intervención desde el trabajo social en estas situaciones, es minimizar las consecuencias posteriores a los hechos mediante el acompañamiento, la cobertura de necesidades básicas y el empoderamiento. Este hecho queda corroborado en los objetivos del trabajo social en situaciones de urgencia-emergencia social (Herrero, 2012). Así mismo, y tal como apuntan algunas de las voces participantes, se trata de la intervención propia de la práctica diaria, pero en un contexto diferente en el que prima la inmediatez.

En la investigación, se han identificado dos mecanismos de atención específica desde el ámbito social ante esta tipología de situaciones. Por un lado, servicios específicos de atención a las urgencias-emergencias sociales y, por otro lado, comisiones de estructuras colegiales del trabajo social que son activadas ante grandes emergencias. El origen de dichas comisiones, difiere en que las primeras nacen de la detección de situaciones sobrevenidas, especialmente a nivel municipal, que requieren respuestas inmediatas y, a su vez, de la petición de los servicios sociales de base debida a la saturación de los mismos.

“Para atender necesidades observadas de la ciudadanía y peticiones de los servicios de base por la saturación de dichos servicios (EE3, 2016)”

En los lugares que no disponen de dispositivos específicos, son los Servicios Sociales quienes dan respuesta a estas situaciones. Según los datos recogidos en relación a la incidencia de situaciones de urgencia-emergencia, el 85,1% [2] de los Servicios Sociales Básicos del Maresme, intervienen en más de 6 situaciones al año. Es muy importante tener en cuenta que, dependiendo del municipio o el ente supramunicipal, la atención, así como la posibilidad de respuesta, varía considerablemente.

Referente a las comisiones colegiales, estas tienen como antecedente el atentado del 11 de marzo de 2004 en Madrid, a raíz del cual se valoró la necesidad de disponer de estructuras organizadas y profesionales para hacer frente a situaciones en las que los medios cotidianos no son suficientes. Cabe tener presente, que la primera intervención en el territorio español de los y las trabajadoras sociales en una situación de emergencia, tuvo lugar en la riada de Biescas (1996).

 

¿La intervención en urgencias-emergencias sociales desde el trabajo social: un modelo o una especialización?

Siguiendo la línea del debate conceptual, ante la pregunta de si se trata de un modelo o de una especialización del trabajo social en situaciones de urgencia-emergencia social, el 93.3% (n=44) de las y los profesionales  que participaron en el estudio (n=48), defienden que se trata de una especialización, principalmente en referencia a las situaciones de emergencia.

“Yo creo que tenemos uno o dos modelos muy interesantes para apoyar o fundamentar una especialización del trabajo social en emergencia. Hoy en día, tal y como ha evolucionado la sociedad, no se entiende el trabajo social sin especialización. Dentro de esta especialización hablaríamos del modelo de crisis, el modelo psicosocial y el modelo de red social” (EE1, 2016).

Quienes manifiestan que se trata de una especialización del trabajo social (n=44), defienden que ante estas situaciones (las emergencias especialmente), se requieren conocimientos que van más allá de los propios de la intervención del trabajo social: configuración del sistema de protección civil y marco legislativo, conocimientos en organización y gestión y conocimiento de las funciones de las otras profesiones intervinientes según el protocolo de protección civil.

En cualquier caso, todas y todos los profesionales manifiestan la importancia de recibir formación específica para poder intervenir en situaciones de urgencia-emergencia social. Esta cuestión resulta reforzada, puesto que en situaciones en las que las personas se encuentran en un contexto de crisis, el impacto de la información que reciben, resulta magnificado y las consecuencias de una mala praxis, puede desencadenar en un aumento de los factores de vulnerabilidad y riesgo (Porcar, 2015).

Teniendo en cuenta la información obtenida, la intervención en estas situaciones se puede enmarcar, por la importancia del contexto, bajo el Social Work Integral Model (SWIM), que pretende universalizar la práctica del trabajo social mediante el profesional, la persona, los valores y la ética en base al contexto determinado (Garner, 2011).

 

Retos de futuro para el trabajo social en urgencias-emergencias sociales

La mayoría (n=30) de los y las profesionales que han participado en el estudio consideran que queda un largo camino por recorrer pese a que en los últimos años, y en parte debido a las grandes emergencias ocurridas, se ha avanzado mucho en la inclusión del trabajo social en estas situaciones.

La totalidad de las y los profesionales valoran la importancia de crear y actualizar protocolos de unificación de criterios y de activación, así como integrar tanto en el Sistema de Protección Civil como en los protocolos públicos, la figura del trabajo social. Otro elemento que consideran esencial, es la categorización uniforme de las situaciones de urgencia-emergencia, con el fin de poder discernir entre las situaciones que requieren una intervención inmediata y las que no. Además, destacan la importancia de crear un conocimiento científico y divulgar sobre el ámbito social en situaciones de urgencia-emergencia, para dar a conocer y poner en relieve la importancia de los factores sociales ante estas situaciones, puesto que:

el trabajo lo hacemos pero no explicamos que hacemos. No es una cuestión de querer recrearse, es una cuestión de dar a conocer aquello que hacemos como trabajadores sociales” (EE4, 2016).

 

Conclusiones

  • Las urgencias-emergencias sociales son situaciones sobrevenidas y multiproblemáticas que afectan al bienestar de las personas, generando una situación de crisis y que requieren la intervención interdisciplinaria para minimizar consecuencias posteriores. Pese a ser situaciones universales, tienen mayor impacto en las personas en situación de desprotección y/o exclusión.
  • Se distinguen las situaciones de urgencia, emergencia y grandes emergencias, principalmente, mediante los siguientes criterios: capacidad de respuesta por parte de los servicios habituales, el número de personas afectadas y la repercusión mediática y/o social del suceso.
  • La adjetivación de las urgencias-emergencias como sociales hace referencia al objeto de intervención por parte de los y las profesionales ante estas situaciones.
  • La intervención desde el trabajo social responde a las necesidades de las personas que se derivan de situaciones de urgencia-emergencia, pero también, a la demanda por parte de profesionales de otras disciplinas que intervienen en este tipo de situaciones, y que valoran la perspectiva global que aporta el trabajo social en las urgencias y emergencias.
  • Como expertos y expertas en contextos de crisis y en el conocimiento de la interrelación con las personas, los y las trabajadoras sociales pueden dar cobertura a las necesidades que anteriormente eran atendidas por la red de soporte no formal. Además el trabajo social aporta una perspectiva holística e integral y tiene en cuenta los elementos culturales durante su intervención.
  • Se contempla el trabajo social en situaciones de emergencia como especialización puesto que, además de los conocimientos propios de la disciplina, se requieren relacionados con la configuración del sistema de protección civil, así como conocimientos de gestión y organización.
  • Además de los modelos teóricos de la disciplina más aplicados ante estas situaciones (sistémico, intervención en crisis y psicosocial), es importante tener presente el modelo de Social Work Integral Model como paradigma que contempla el profesional, la persona, los valores y la ética aplicados a un contexto determinado.
  • Resulta necesaria la concreción y promoción de las políticas sociales referente a la atención en urgencias y emergencias sociales, para evitar agravios comparativos entre municipios, así como la promoción en materia de prevención y sensibilización, debido a que son situaciones que ponen en relieve necesidades latentes de las personas y las deficiencias estructurales del sistema.
  • La formación especializada y la investigación resultan elementos imprescindibles en la atención de la persona y el reconocimiento del trabajo social en el ámbito de las urgencias y emergencias.

Por estos motivos, las urgencias-emergencias sociales son situaciones que deben ser abordadas de forma interdisciplinaria y en red, incluyendo en todo momento la perspectiva psicosocial. Así mismo, es imprescindible trabajar para el fortalecimiento de las redes no formales desde  una perspectiva comunitaria.


Referencias bibliográficas

Arricivita, A. (2003) Situaciones sociales traumáticas (emergencias-urgencias): espacios de acción del Trabajador Social. Revista de Trabajo Social y Salud, (45), p.247-259.

Belda, Román i Giralt (2015). El treball social i l’atenció psicosocial en emergències. Accident aeri. Revista de Treball Social,(205),p.131-138. Obtingut a http://www.tscat.cat/content/rts-205-catala

Climent, V. (2006). Sociedad del riesgo: producción y sostenibilidad. Papers (82) p.121-140. Obtingut a https://ddd.uab.cat/pub/papers/02102862n82/02102862n82p121.pdf

Constitución Española de 27 de diciembre de 1978, BOE núm. 311, de 29 de diciembre de 1978.

Creswell, J.W. (2003). Research Design: Qualitative, Quantitative, and Mixed Methods Approaches (2nd. Ed). USA. Sage Publications, Inc.ISBN 0-7619-2441-8 (C)

Cruz Roja Española (2010). Equipo de Respuesta Inmediata en Emergencias (ERIE) de Intervención Psicosocial: Manual del interviniente. Madrid. Obtingut a http://diversidad.murciaeduca.es/orientamur2/gestion/documentos/5-equipo_de_respuesta_inmediata.pdf

Duque, J., Murguía, M. (2011) La emergencia social: ámbito (privilegiado) de intervención para los servicios sociales. Gestión en el Ayuntamiento de Bilbao. Revista de Servicios sociales y Política social, (nº94), p. 69-82.

Duque, T.; Estomba, I.; Agirre, J. (2011). Acción social municipal en situaciones de urgencia y emergencia social. Experiencia de las capitales de la CAPV. Revista de Servicios Sociales, (49), p.71-80.

Garner, M. (2011). Thinking practice: The social work integral model. Families in Society: The Journal of Contemporary Social Services, 92(3), 255-261.

Herrero, I. (2012) Los trabajadores sociales en situaciones de crisis, emergencias y catástrofes. Margen: revista de trabajo social y ciencias sociales, (63), 4-12.

Herrero, I. (2015) Aspectos teóricos e prácticos da intervención social en situación de crise, emerxencia e catástrofe. Revista galega de Traballo Social (17) p.7-19.

Ley 17/2015, de 9 de julio, del Sistema Nacional de Protección Civil, BOE núm. 164, sección 57.409 – 57.435 (2015)

Llei 12/2007, d’11 d’octubre, de serveis socials, DOGC, núm. 4990,  secció  37.788 – 37.840 (2007).

Llei 4/1997, del 20 de maig, de Protecció Civil  a Catalunya, BOE, núm.156, secció 20.287 -20.303 (1997)

Parlament de Catalunya (2006) Estatut d’Autonomia. Text consolidat obtingut a http://www.parlament.cat/document/cataleg/48089.pdf

Payne, M. (2012) Teorías sobre y para el Trabajo Social. Epistemología, teoría y modelos de intervención en Trabajo Social, (19-34). Bilbao: Universidad de Deusto.

Pérez, D. (2011). El Samur Social como servicio social de atención a las emergencias sociales. Su papel en la catástrofe del atentado terrorista del 11M y en el grave accidente aéreo de Spanair. Revista de Servicios sociales y Política social, (94), p. 9-31.

Porcar, I. (2015). Los primeros auxilios psicológicos. Centro de crisis de la Facultad de Psicología. Universitat Autònoma de Barcelona.

Sierra, R. (2011). cnicas de investigación social. Paraninfo

Taylor, S.J. y Bogdan, R. (1987). Introducción a los métodos cualitativos de investigación. La búsqueda de significados. Madrid: Paidós Ibérica. ISBN: 978-84-7509-816-6


Notas

[1] Principalmente los resultados obtenidos en relación a la disciplina del Trabajo Social y las situaciones de urgencia-emergencia social. El diagnóstico de la atención a dichas situaciones en la comarca del Maresme, no es presentada en este artículo debido a que la investigación continua con este objeto de estudio.

[2] Distribución de frecuencias: Entre 6 y 10 casos anuales (40.7%), entre 11 y 15 casos anuales (7.4%) y más de 15 casos anuales (37%).

Adela Boixadós y Carlos Hidalgo

Adela Boixadós y Carlos Hidalgo

Adela Boixadós Porquet. Trabajadora Social y socióloga. Profesora de la Unitat de Formació i Recerca (UFR)-Escola de Treball Social de la Universitat de Barcelona y investigadora del Grup de Recerca i Innovació en Treball Social (GRITS).

Carlos Hidalgo Aliaga. Graduado en Trabajado Social en la Universitat de Barcelona y alumno del Máster de Intervención Psicosocial de la Universitat de Barcelona. Técnico en el Equipo de Servicios Sociales del Consell Comarcal del Maresme.
Adela Boixadós y Carlos Hidalgo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 2 =